17.4.07

La Oreja de Dios



LA OREJA;

La palabra, brota por los labios flotando en el vapor de agua y, según sus características, pude entrar en la mujer por el oído o directamente por su sexo. “La palabra buena, aún siendo así mismo recogida por la oreja, va directamente al sexo, donde se enrosca alrededor de la matriz, como al espiral de cobre lo hace alrededor del Sol. Esta palabra de agua aporta y mantiene al humedad necesaria para la procreación y por este medio el Nommo introduce en la matriz un germen de agua”.

Leyenda Dogôn

La palabra diurna de todos los hombres ayuda a la fecundación de todas las mujeres, las convierte en tierra abonada para la semilla. Pero la nocturna es nefasta y los oídos femeninos, permanentemente abiertos a los sonidos, recogen estas palabras que trae el viento, palabras de nadie y que deshacen las espirales benéficas de la matriz, generándose en sentido inverso, destruyendo su germen de agua.”
Leyenda Griega
Una de las leyendas que envuelven el nacimiento de Zeus cuenta que Cronos, esposo de Rea, supo que seria destronado por uno de sus hijos. Para conservar su primacía decidió devorar a todos sus descendientes. Rea, queriendo salvar a su hijo Zeus, lo parió en medio de la noche en el monte Liqueo de Arcadia y se lo dio a la Madre tierra para que lo escondiera en una cueva. Allí, unas ninfas lo ciudaron y alimentaron con miel.

Según algunas versiones, el nombre de una de las ninfas era Hélice (sauce) y sería convertida, por agradecimiento en la Osa Mayor, guía de los navegantes y viajeros griegos, la otra, Cinosaura, en Osa Menor, Zeus también elevó Amaltea a la categoría de constelación; Capricornio y su cuerno (que en latín puede denominarse concha) fue convertido en Cornucopia, el cuerno de la abundancia.

¿Será la oreja griega una representación del escenario que protegió la infancia de Zeus?


Siglo XXI

Degradado y empequeñecido en su grandeza, desde el punto de vista anatómico occidental, este pabellón es el guardián de ese conductor biológico que es el oído, en el que la energía mecánica (el estímulo acústico) es convertido en energía eléctrica (el impulso nervioso en el nervio acústico). Hablo de un mecanismo que funciona con al metáfora más poderosa del siglo XIX; la electricidad. Pero también de un proceso fabril, de una transformación de materias primas en bruto en las delicadas chispas de un producto elaborado y digno para el disfrute del rey del cuerpo: el cerebro.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

< Esto de acord

Telémaco dijo...

Permiteme que te recomiende una fiesta, o al menos tomarte un vino y una tapa típica aquí.

Si te animas házmelo saber y la tomamos juntos.

Su Chusmisima dijo...

el Cerebro no sirve "pa ná" solo sirve pa pensá tontás que no te dejan trabajá. Pa que funcione bien hay que tenerlo tapao que si no te puee pasá lo que le pasó al tio Onofre que de tanto darle el sol en la puta cabeza acabo matando al cura.

Fragmento de un discurso del Gañan.

n4rk0 dijo...

Como dijo nuestro amigo Nietzsche, no es la alegría la madre del exceso, sino la falta de alegría.

INXS

deafness

ADMC dijo...

Tlemaco; Thnks, no hay duda ;-)

Chusmísima; "Del sufro luego escribo, al lees luego disfrutas" c-;. Del templo a la taberna sólo suele haber un paso.

n4rk0; Este Nietzsche, siempre tan cachondo, predicando con el ejemplo.

IV