15.6.07

Aspiraciones

Me gustan mucho los coches. De pequeño solía darme la vuelta en la parte de atrás del coche de mi padre (un Ford muy bonito) y observar todos los vehículos que viajaban (o circulaban) con nosotros, incluso en la ciudad, para aprenderme las marcas y modelos y poder averiguar desde lejos de qué vehículo se trataba (juegos de niños, claro). Así me pude dar cuenta, con 5 añitos o así, que el Renault 7 era un R5 con un pegote de maletero, y un poco más tarde, que el R14 era un R18 sin culo, un tanto feo, aunque menos feo que el R7, y desde luego muchísimo menos feo que el rarito R10...

En fin, a lo que iba, siempre tuve aspiraciones de tener un coche potente, y sobre todo bonito, y poder hacer esa foto tan típica de tu coche y tu chica, compitiendo en belleza, o sumando las propias (curvas). Y cuento todo esto por el siguiente vídeo, que va sobre esas cosas que soñamos tener o ser, de pequeños, nuestras aspiraciones. Aunque visto lo visto, parece que no podemos tenerlo todo...

Es cortito ;·)

3 comentarios:

ADMC dijo...

Muy interesante..
Que elegirias, de tener que hacerlo, el coche o la chica?

Sal¡k04

hombretresx dijo...

Te puede gustar tu auto, pero si se recuesta una mujer asi en tu capot. Es imposible no hacerle un hijo ahi mismo.

n4rk0 dijo...

En realidad, es la chica la que determina la belleza del coche, y es más, la sublima. ¡Cuántos hijos nacieron o se engendraron en el capó de un bólido!

Espero que os haya gustado la "ambibalancia". Buen lunes...

:*