19.6.07

TIEMPO



Para no olvidar las raíces;
IGUALDAD DE OPORTUNIDADES


Epitafio a un Campeón


Isaac Gálvez Rangel ha fallecido en el velódromo de Gante, en Bélgica, mientras tomaba una curva en la prueba de los Seis Días. Este joven deportista de prestigio mundial, era también un extremeño orgulloso de serlo que con 31 años, ha dejado en Gante el corazón encima de la bicicleta. Aunque los medios nacionales hablan de un vecino de Vilanova o mallorquín, Isaac era descendiente de extremeños, una tierra que sentía más allá de otras fronteras.

Se nos ha ido para siempre un caballero, un hombre ejemplar y un gran compañero, con un brillante pasado y un futuro prometedor, un héroe de alas redondas, un extremeño en el mundo, al que sólo tuve el placer de conocer por poco tiempo. Un placer que, como él diría, desafortunadamente se ha convertido en privilegio. Isaac se ha ido como lo recuerdo, como un campeón dentro y fuera de las pistas, con un corazón limpio y generoso, entregado a su trabajo, preparado para todo y con la juventud necesaria para alcanzar un sueño.

En aquel acto de reconocimiento a la familia extremeña en el mundo, en el Encuentro Mundial de Extremeños, Isaac era el deportista de futuro y con prestigio, autor de una carrera de triunfos contra los gigantes del ciclismo, que iba camino de formar una familia tras saborear las mieles del éxito profesional. Como diminutas islas en aquella marea, hablamos de la vida y otras cosas, sus proyectos y el reto al que se enfrentaba en aquella última prueba, en el Velódromo de Gante. Ahí nos explicó la Vuelta y nos aseguró que se esforzaría al máximo para cerrar con un broche de oro, su carrera profesional. Su ánimo en la victoria, le hacía parecer un héroe del viento entre los demás hombres, una corriente de aire fresco en medio de aquel revuelto palacio.

Todos creímos en tus posibilidades y el ánimo hacia un triunfo igual que los anteriores. Aquel día, con la confianza de nuestra reciente amistad, le aconsejamos que preparara un epitafio para cerrar su carrera. Mirándome a los ojos me pidió que yo lo escribiera, si las cosas salían mal.

Hoy no he querido olvidar nuestro acuerdo y sé que debo dedicar a tu memoria, algo que nunca hubiera deseado escribir. Sea este mi homenaje y tributo a tu voluntad, Isaac, al ave fénix que canta su último grito en el velódromo de una capital flamenca. Porque un caballero ha muerto, un ángel se ha ido. Hoy has vuelto a ganar en la última vuelta. Como quedamos ayer, lo escribo. Descansa en paz, amigo. Andrómaco


Periódico HOY
30/11/2006

1 comentario:

ADMC dijo...

Igual que la reciente momia descubierta de la Reyna (Faraona) Hatseputh; Isaac insistió en que, (si ocurría como él pensaba) nos fijaramos en cómo tras su muerte, aparecería por TV, su cuerpo en el Velódromo con el brazo dobaldo sobre el pecho. Símbolo de enterramiento de la Realeza.

Que quiere dcier esto?¿ Yo creo que se despidió a lo grande, y me dijo que lo contara. Además, admiraba a EL Fary.

Confieso mi ignorancia y lo siento.

Saludos