9.5.07

Voy a tener Suerte ¡



Hay personas que lo dejan todo en manos de la Diosa Fortuna, incluso creen en ésta de manera ciega e irracional como si fuera su única esperanza, su única realidad. El concepto de la suerte, tan denostado por cerebros de pura ciencia que la designan bajo nombres tan racionales como, probabilidad, Leyes de Murphy, o estadística, ha tenido numerosos detractores y apasionados defensores, a lo largo de la historia de las ideas.

En la mitología se representaba a Tiké, como una deidad grácil e intangible, que acariciaba con su pluma la frente de los ganadores. La Tiké así representada, era una mujer ciega que portaba la cornucopia, como simbólico timón de fortuna.

Esta cornucopia que la transportaba bajo sus pies, se convierte en el invisible símbolo de la Victoria (niké) para los vencedores, al mismo tiempo que las alas para comunicar, buenas y malas noticias.

Hoy la cornucopia o niké, es el símbolo de una famosa marca deportiva, dibujado a la inversa. Supongo que algo tienen que ver en ésto, el concepto de espejismo que D.
Ramón María del Valle-Inclán no se atrevía a traspolar. Ya se sabe que el lado inverso de la suerte, suele ser sacrificio, tenacidad, perseverancia, esfuerzo.
En fin, todo un conjunto de virtudes detestables.

El Maestro Jung describía la Suerte como: "una serie temporalmente coincidente de efectos acausales", algo ideal para poder deshacer los nudos, o
dead locks, Telémaco.


El Maestro, definía la coincidencia como: "un efecto del inconsciente colectivo". Así, confieso seguir la línea de creer que existe la suerte; pero no estoy dispuesto a buscarla, ni tampoco burlarla como un suicida.

Quizá porque aún recuerdo
amig@s, adictos a este tipo de "Lances de Fortuna", al igual que existen adictos al té, las pastas, el chocolate, el sexo, el jamón, et c. Hay gente pa tó, realmente.


Yo estoy dispuesto a creer en Ella, para poder imaginar

Que Nada Es Imposible

Niké


5 comentarios:

Telémaco dijo...

¡Haberlas hailas!.

Pero si es parte del inconsciente colectivo es inútil buscarla en el consciente individual. Como decían aquellos, ¡si hay que buscarla se busca, pero buscarla pa ná es tonteria!

ADMC dijo...

No soy consciente de tener inconsciente.

Cuando el inconsciente se hace consciente "percibido" deja de ser un problema para empezar a formar parte de la solución.

Esa es la base el psicoanálisis, y que no te engañen ;)
Supongo que "cebolla" sabría explciar esto, muy bien. Más que nada por todas las capas, que nos puedan hacer llorar hasta "pelarla".

Recuerdas el post de los dinosaurios ?¿

Un abrazo, Niké

n4rk0 dijo...

como dicen en adidas, impossible is nothing, excepto que el sonido pueda propagarse por el vacío (y alguien dirá, ¿y pa qué? pos pa pegarle voces a los selenitas).

Anónimo dijo...

Yo recuero que el Hermano PP (por cierto, donde estará) afirmaba, como profesor de música, que el sonido, como energía acústica, nio se crea ni se destruye, por lo qeu las ondas se siguen "propalando", cada vez con menos intensidad, hasta el infinito.

En este sentido cristiano y humanista de la "cosa" afirmaba que las voces de "Jesucristo, Alejandor Magno, Colón, Sócrates, Nietzsche etc.." seguína "presentes" entre nosotros, propagándose hasta el infinito. Quizá tenga algo que ver con el eterno retorno..

¿Qué opinas tú? ¿Puede ser posible?

Que pena no haber estudiado más música, o cinetismo.

Saludíns

Lbo Blnco

Anónimo dijo...

Quizá no me haya explicado bien;)

También explicaba que, para hacer esto posible, la atmósfera terrestre, actuaba como "Cielo protector " para que esas ondas no pudieran escapar.

Sigo con las preguntas..

ADMC